EDOMEX NOTIMOMENTO

Dante Delgado podría quedarse “como el perro de las dos tortas”

Por Karina A. Rocha Priego

¿A qué le tira Movimiento Ciudadano? O mejor dicho, Dante Delgado, quien piensa alto sin imaginar que, mientras “más alto vuele”, más dolorosa será su caída, y es que este señor, hoy se siente “endiosado”, creyendo firmemente que su partido, sí “su partido”, puede competir solo para todo, y eso porque hoy gobierna la “honrosa cantidad de 2 estados: Jalisco y Nuevo León”.

Si bien es cierto que el PRI pasó a cuarta fuerza política en el país, también lo es que Dante Delgado Rannauro ¡salió de las filas priistas!, ostentó varios cargos públicos ¡como priista!, ¡se enriqueció como priista!, ¿y ahora reniega? Pero más que renegar al PRI -como Judas Iscariote-, ahora se pone sus moños el señor y asegura que, con Marcelo Ebrard ¡tampoco la haría!.

O sea, Delgado Rannauro “crecido político” asegura que “solito” podrá con la carga de una elección presidencial pero, ¿si no pudo con la carga de la elección del Estado de México, podrá con la presidencial? Porque, de otra manera, no entendemos la soberbia de este sujeto que quiere gobernar México.

Samuel García Sepúlveda

Pero estarán de acuerdo en que el “adiestramiento” que ha recibido el pueblo mexicano a través del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sí, el “paternalismo”, “manutención del zángano”, la compra de conciencias, para acabar pronto, que ha emprendido esta administración desde su inicio, además de la siembra de odio, no solo contra priistas, sino contra todo aquel político y partido ajeno a Morena, será muy difícil de superar con la soberbia -insisto- de un buen político -hay que reconocerlo-, pero enfermo de poder y muy creído de que “las puede de todas, todas”.

Pero lo que más llama la atención es que Dante Delgado se ha visto intransigente, otra vez, asegurando que Marcelo Ebrard Casaubon no tiene cabida en el partido naranja en caso de que rompa con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tras concluir su proceso interno, el 6 de septiembre, y niega rotundamente la adhesión y el apoyo al excanciller, pues “tomó la decisión” de ir con el partido guinda pese al riesgo de una “chicanada” en los resultados de la encuesta para elegir al coordinador para los Comités de Defensa de la Cuarta Transformación.

Según Delgado Rannauro, Marcelo Ebrard recibió el respaldo del partido naranja en, por lo menos, dos ocasiones: En 2006, fue candidato al Gobierno del entonces Distrito Federal por la alianza entre el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano) y el Partido del Trabajo (PT).

Posteriormente, dice que en 2015, Ebrard fue el abanderado de Movimiento Ciudadano para ser diputado federal; no obstante, el PRD le negó la postulación debido a investigaciones por presuntas irregularidades en la construcción de la Línea 12 del Metro, pero fíjense bien, Movimiento Ciudadano ha tenido que “aliarse” con otros partidos políticos para lograr sus objetivos, hoy, también reniega “ese apoyo” y, estarán de acuerdo, un malagradecido no cabe en ningún lado.

Hoy, se tiene la oportunidad de que un buen candidato -si es que Ebrard decide abandonar Morena- represente a Movimiento Ciudadano, cuando lo que se necesita en este país, es retomar el camino de México a partir de que dejara el poder el PRI con Enrique Peña Nieto y, no es que se defienda a una de las administraciones más corruptas que ha tenido este país -hasta 2018, claro-, sino porque el camino que se ha andado ha sido sangriento, violento, abrupto, lleno de abusos, mentiras, odio, y un altísimo nivel de corrupción, esa que prometieron combatir y que, desgraciadamente, se ha convertido en “el modus operandi” de este gobierno.

Luis Donaldo Colosio Riojas

Pero ya salió la realidad de este político. Según él, su partido apuesta por nuevos rostros para refrescar la política nacional, por lo que, ni tardo ni perezoso, Dante Delgado ¡se anotó como aspirante presidencial!, pero eso, solo si MC se quedara sin candidato (sic), él se dice “la última instancia”, y como “buen político que es”, asegura “…espero no ser el candidato para que le toque a una nueva generación vigorosa y que gane la candidatura”. ¿Usted le cree? Pues honestamente, la que esta escribe, ¡claro que no!.

Y hablando de “honestidad”, Delgado Rannauro debe ser honesto con su dirigencia y su militancia y ¡cantárselas derecho! “… Yo voy, y punto”, porque esa es la tirada del senador, ser el candidato presidencial pero, mientras eso sucede, suelta toda su soberbia, vanidad, orgullo, denostando a otros políticos no menos importantes como si él fuera el único, pero ¡aguas!, Delgado Rannauro ¡podría quedarse como el perro de las dos tortas!, sin candidato y sin ser candidato, corriendo la misma suerte que corrieron con el Estado de México.

¿De verdad cree que habrá quien lo siga tomando en serio? Pero, por lo pronto, sus “alfiles” son: Samuel García Sepúlveda; el alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio Riojas; el diputado federal Jorge Álvarez Máynez y la senadora Patricia Mercado…

Similar Posts