NOTIMOMENTO

Del Moral, puede lograrlo

Por Karina A. Rocha Priego

En política, nada es imposible. El candidato de la alianza Va por México, en Coahuila, va “viento en popa”, pues, según resultados de una encuesta de importante credibilidad, Manolo Jiménez encabeza las preferencias tras el arranque de su campaña a la gubernatura de ese estado.

Con 51 % de Manolo Jiménez sobre 33 % del morenista Armando Guadiana, la alianza PRI-PAN-PRD tiene la oportunidad de conservar el poder, luego de las votaciones del próximo 4 de junio.

Estarán de acuerdo que en el Estado de México podría repetirse la historia, cuando al arranque de campañas de la morenista Delfina Gómez y de la aliancista Alejandra del Moral se lleve a cabo, formalmente, el día de hoy.

Cabe comentar que, durante las últimas semanas, Morena se ha visto muy insistente con los resultados de encuestas que “han llevado a cabo” respecto a que supera, por mucho, a la priista Alejandra del Moral; sin embargo, notamos, luego de los resultados de Coahuila, que el priista, no se ha visto “bombardeado” con campañas sucias ni presiones de los morenistas.

Que los coahuilenses, incluso, no se vieron presionados ni amenazados -como ha sucedido en el Estado de México, para a cambio de “beneficios sociales” (sic) se vean obligados a votar por Morena, lo que ha permitido que esa campaña se lleve a cabo de manera “natural” respetando la voluntad de los ciudadanos de Coahuila.

En la entidad mexiquense, las circunstancias son completamente distintas, pues es sabido del “interés” del Gobierno de Andrés Manuel López Orador de “arrebatar” -cueste lo que cueste- el poder al Revolucionario Institucional, por lo que significa el Estado de México en términos de millones de electores que habitan el territorio mexiquense.

Estamos hablando de más de 17 millones de electores, de los cuales, un importante número ha sido “trabajado” por Morena a través de dádivas económicas en algunos casos, en otros, con amenazas de despidos y, lo último, con la entrega de tarjetas del Banco del Bienestar que, a decir de algunos “beneficiados”, no tendrán dinero hasta el día de la votación (4 de junio) y demuestren, con foto, que votaron por Morena para ser liberados sus “recursos”.

Esa, entre otras tantas, es la diferencia entre Coahuila y el Estado de México, y más aún, que los coahuilenses no tienen un gobernador “contra la pared” obligado a entregar el Estado de México -y lo venimos diciendo desde mediados de junio de 2022-, luego de que se filtrara una investigación sobre la fortuna de Alfredo del Mazo ubicada en Andorra (2019), hecho que ha obligado a Del Mazo, desde entonces, a “someterse” a los deseos del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, inclúyase, entregar el Estado de México en manos de Morena sin importar el nombre del o la candidata a contender y así lo ha venido haciendo. Es más, mucho se ha criticado el “rastrerismo” con el que Del Mazo se agacha ante el Presidente de México y no por el hecho de ser “presidente”, sino por  ser esa la forma de “salvar su fortuna” al grado, querido lector, que, ya se dice, Del Mazo solicitará una embajada en Italia, pues es a donde pretender vivir tras dejar el cargo.

Mientras tanto, los más cercanos a Del Mazo, inclúyase a los hermanos, igual preparan maletas, pues, con las fortunas amasadas durante el delmacismo en el Estado de México podrán, no solo cambiar de vida, sino de ¡país, para disfrutar su nueva vida de ricos!

Eso es exactamente lo que NO tiene Coahuila, de ahí que el priismo en aquel estado avance sólidamente, garantizando el triunfo priista en elecciones próximas.

Lamentablemente, los verdaderos priistas mexiquenses y quienes no son cercanos, amigos o familiares de Del Mazo Maza, se quedarán desahuciados esperando la embestida morenista sobre sus bienes, como ha sucedido con tantos políticos hoy en “capilla”.

Es más, se dice que el “entreguismo” de Del Mazo, fue el parteaguas para que el Partido Acción Nacional “se sacudiera” la candidatura que venía peleando con el trabajo desarrollado por Enrique Vargas del Villar, al tal grado que, no solo “desistió”, sino que se “desafanó” totalmente, participando “lo menos posible” con la candidata priista Alejandra del Moral.

Sin embargo, como lo dijimos al inicio de esta columna, “en política, nada es imposible”. A Del Moral se le ve entusiasmada con la candidatura y puede que hasta con la gubernatura que está en puerta. Esta sería la primera vez que una mujer gobierne el Estado de México y ella podría ser la primera, sin embargo, recordemos que su candidatura “fue impuesta” por Alfredo del Mazo, quien ya estaba atorado con su intercambio, en lo oscurito, del Estado de México por “impunidad” y, dicen, pensó en su amiga, pese a que la mandaba a la derrota, tal vez con la “promesa” que a él mismo le hicieron”… para la otra, será tuya”, pero si Del Moral y su equipo de trabajo ¡se imponen! pueden lograr lo que en Coahuila están logrando, pues igual está visto que cada vez más mexiquenses, pese a ser beneficiarios con los programas sociales de AMLO, no están de acuerdo en lo que pretenden hacer a través de la llamada 4T.

Si saben los priistas y su alianza manejar ese descontento, pero, sobre todo, si ¡se rebelan contra los intereses personales de Del Mazo!, los resultados podrían ser los esperados por miles de mexiquenses y, sobre todo, por miles de mexicanos que saben que la fuerza política del Estado de México podría liberar al país.

Por lo pronto, hoy arrancan las campañas rumbo a la gubernatura mexiquense y, podríamos decir, las candidatas Alejandra de Moral y Delfina Gómez ¡van empatadas!……

Similar Posts