EDOMEX NOTIMOMENTO

“Felito” del Mazo, ¿vendió a Del Moral?

Por Karina A. Rocha Priego

Enojo, decepción, impotencia, sentimientos encontrados en los que se sumen millones de mexiquenses que, con toda la actitud y positividad apuestan (sic) al proyecto de la alianza “Va por el Estado de México” conformada por PAN-PRI-PRD-Nueva Alianza, representada por Alejandra del Moral, quien, a pesar de haber repuntado la preferencia electoral a su favor durante la recién concluida semana, las elecciones están apenas a 16 días (4 junio) y difícilmente esas cifras podrían cambiar.

Pero independientemente de ello, Alejandra del Moral tiene “al enemigo en casa”, además de que la señora no termina de “conectar” con los electores y su “equipo de campaña” simplemente no le ayuda, empezando por el cambio constante de su agenda electoral, la cual han movido a conveniencia de unos cuantos sin considerar a los electores a quienes pretenden llegar en sus eventos que, por cierto, distan mucho de ser “masivos”.

Se sabe que Alejandra del Moral, por sí o movida por sus coordinadores, se ha hecho la mala costumbre de llegar dos o tres horas tarde a cada encuentro con los ciudadanos, lo que ha derivado en el éxodo de simpatizantes que se cansan de esperar a la candidata, además, aquí, no hay el “regalito de 500 pesos” por familia asistente, de ahí que no hay compromiso de esperarla para escuchar sus propuestas.

Quiera que no, esa actitud molesta, pues habla de “poca seriedad” de quien busca la aceptación del pueblo, pero, independientemente de ello, el gran problema de Del Moral se encuentra al interior de su campaña, donde quienes se supone que están para impulsarla, parecen haber recibido instrucciones que “despacito”, pues la intención de unos es que ¡no gane la elección!, por los compromisos adquiridos con anterioridad por quien la impulsara como candidata.

Definitivamente hay arrepentimiento, pero no de parte de quien se “amachó” en que fuera Alejandra del Moral la abanderada de la alianza, habiendo la posibilidad de ganar la contienda. Se dice, al gobernador “Felito” Alfredo del Mazo se le presentaron muchas opciones, no solo para no perder el Estado de México, sino para librarse del compromiso que adquirió con el Presidente de México, pero ¡le dio miedo!, incluso cuando el propio líder nacional del PRI, Alejandro Moreno, estaba de acuerdo en que se “cambiara de candidato” en un afán de proteger para el PRI el poder del Estado de México.

Hoy, Alejandra del Moral “está sola”, pero lo está porque, muy a pesar de los partidos políticos aliados, simplemente no pueden solos combatir contra un “contrincante” cuyos recursos económicos para la campaña, son los recursos del Estado los que se están aplicando “sin reglas”, porque esas han sido eliminadas a conveniencia de Morena y hay que decirlo como es.

Pero nadie le está entrando al quite. Es más, también se dice que hubo en algún momento en el que Manlio Fabio Beltrones pudo haber llegado en apoyo de la candidata aliancista, pero alguien tuvo el tino de acusar a Beltrones de buscar llegar ¡para robarse la elección! cuando en realidad su apoyo hubiera sido distinto.

No así sucede con los servidores públicos priistas, quienes se han quedado sentados esperando instrucciones de su gobernador para salir a las calles a hacer campaña, como antaño, porque hasta donde se sabe, estos pueden ser parte de la campaña de Del Moral -si quisieran- en sus ratos libres, como lo vienen haciendo servidores públicos federales a favor de Delfina Gómez o los alcaldes morenistas, quienes, de la más cínica y descarada hacen uso de recursos económicos y humanos para engordar la campaña de “la maestra”, pero los priistas están apoyando el “gran proyecto de Del Mazo” de entregar al Estado de México.

Igual vemos en campaña a panistas que perredistas, a líderes de otros partidos y organizaciones que se adhieren al proyecto de Del Moral, pero están muy lejanos de ser el “proyecto de Del Mazo”, que está visto, es distinto a lo que los militantes están esperando.

Y si pensáramos que Del Moral “no tiene seguidores”, mentiríamos. Importantes grupos conformados por la sociedad civil, trabajan incansablemente, están haciendo su propia campaña, con recursos personales, desde temprana hora y muy entrada la madrugada del otro día.

Hay civiles que apoyan con recursos económicos la campaña, buscan inversores, y otros “invierten” sus recursos personales y familiares para que Del Moral logre su objetivo de “defender al estado” de manos del “comunismo”, pero al parecer todos estos esfuerzos han sido insuficientes.

No alcanzamos a entender por qué sí podemos ver a un Enrique Vargas del Villar, coordinador de la bancada panista en el Congreso mexiquense, acompañando a Del Moral en sus giras, realizando encuentros con electores, apoyando a la alianza; o a un Omar Ortega, líder del PRD en el Estado de México, actualmente diputado local; o Mario Alberto Cervantes Palomino, líder de Nueva Alianza en el Estado de México, a quien también se le ha visto al lado de Alejandra, pero no así a un Elías Rescala, quien lleva la misma escuelita que Del Mazo, un “finito” más aplastado en su curul haciéndole segunda a su amigo el gobernador para no engrandecer a la alianza “Va por el Estado de México”, el señor no sale de su “zona de confort”, no se ensucia los zapatos.

Es por esta y otras tantas razones que hay malestar al interior de los partidos que lanzaron a Del Moral a la candidatura al Gobierno del Estado de México porque, se presume, fueron, literalmente, ¡invitados a perder esta elección!, no quedándoles otra más que “apostarle a 2024” y eso es lo más fácil.

Para muchos, es de cobardes esperar que para 2024 “nos vaya mejor”. Mientras tanto, el estado más poblado, más próspero, con mayor número de empresas y fuentes de empleo, quedará en manos de un proyecto de sumisión y pobreza, de mayor desigualdad, de derrota.

¿Cuántas empresas sobrevivirán? ¿Cuántas fuentes de empleo y cuántos empleos formales? ¿Qué riesgos correrán los medios de comunicación? ¿Cuántas familias quedarán en el desamparo? ¿A cuántos más incluirán los morenistas a la lista de pobreza extrema y mantendrán con dádivas miserables?

Mientras tanto, los priistas, los que se entercaron en lanzar a Del Moral como candidata, hacen de esa campaña una campaña “boletinera” y no de acciones. ¿Qué va a pasar con todos los que han invertido en esta? los que han invertido todos sus ahorros para ganar el Estado de México, un estado de antemano ¡vendido! Con los que se la han jugado al grado de viajar a otros estados de la república para recolectar recursos económicos. A todos esos qué se les va a decir luego de una derrota ¿”…. lo siento mucho, gracias por participar? Eso sería verdaderamente lamentable.

Alejandra del Moral y su equipo de campaña deben ¡exigir a los servidores públicos que la apoyen!, como lo hacen otros, como lo hace Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México o Fernando Vilchis en Ecatepec a favor de Delfina Gómez, lamentablemente hasta los alcaldes priistas ¡están en su contra! como Raymundo Mar-
tínez Carbajal, de Toluca, o Ana Muñiz, de San Mateo Atenco, quienes todavía no miden lo que perderán si se pierde el Estado de México.

A Del Moral, al PRI, a la alianza “Va por el Estado de México”, a los inversores, les quedan pocos días para repuntar en la preferencia electoral pero, mientras no “suelten recursos”, mientras valoren más “compromisos políticos que mexiquenses y al propio Estado de México”, esta elección ¡está perdida! Por lo pronto, habría que preguntar, ¿quién traicionó a quién?…

Similar Posts