EDOMEX

IAVE, Pase o Televía, ¡Buitres electrónicos!

Por Karina A. Rocha Priego

* Gobierno y concesionarios de carreteras, cómplices del saqueo contra os que menos tienen……

¿Así? ¡O más abusivos! No obstante las carreteras que unen a México ¡son las más caras de Latinoamérica!, ahora resulta que los concesionarios, seguramente en complicidad con el Gobierno federal, se han convertido en “buitres de carretera” contra los usuarios, sobre todo contra aquellos que tienen que hacer uso de un TAG para cruzarlas más rápidamente, sin dejar de lado que existen tres diferentes formatos: IAVE, Pase o Televía, pero de los tres, no se hace uno, los tres son unos abusivos.

Resulta, querido lector, que los dueños o administradores de dichos sistemas, cada vez incrementan más el monto “mínimo” para poder cruzar las casetas de cobro, porque así les place y porque pueden jinetear muchos más millones de pesos que si tan solo se depositara “lo indispensable” para cruzar vías de peaje. Esto, en las últimas semanas, ha provocado caos en las casetas de cobro de las carreteras más concurridas del centro de la república y, sobre todo, en horas pico.

Los usuarios, que en la mayoría de las ocasiones trae en su TAG, sea cual sea este, lo más elemental, tienen que sufrir el inconveniente de echar de reversa, con una enorme fila de autos detrás de ellos, porque su TAG, simple y sencillamente no pasó, pero, ¿por qué no pasó?.

Platicamos con algunos usuarios que se quejaban del sistema electrónico de las casetas, y nos comentaron que sus TAG estaban cargados, que unos traían 280 pesos otros 200, porque al final, les alcanzaba -supuestamente- para pasar, culpando, repito, al sistema que seguramente ¡no sirve! -como toda la “tecnología” en México usada por el Gobierno-, pero no.

Según los empleados de las casetas, el problema estaba en que el monto mínimo que debe tener un TAG para cruzar por la caseta de la México-Toluca es de 300 pesos y para cruzar la México-Lerma, 200 pesos. ¿Desde cuándo? No sabemos. Unos dicen que “siempre ha sido así”, pero ¡es mentira!.

Parece que, tanto para concesionarios de carreteras como los administradores de los TAG no les es suficiente “manejar” las carreteras más caras del país, ahora, quieren abusar de los que menos tienen a través de las casetas de peaje y el gobierno ¡no hace nada! Y ¡claro que no harán nada! Pues ¡son cómplices de estos ladrones!.

Por estas vías, cruzan miles de automóviles diariamente y no solo particulares. El transporte público es muy común, y algunos administradores de las líneas de autobuses, se les ha hecho conveniente dotar de TAG a los operadores de las unidades por ¡seguridad!, hablando de vigilancia policiaca (sic) y por algún accidente carretero, entonces, ¿se imagina usted cuánto debe tener el TAG de un camión de pasajeros para que pueda cruzar la caseta? Y, ¿se imagina usted el caos que estos provocan cuando no les alcanza para cruzar esa caseta?, si sólo para el automovilista, insisto, el monto mínimo es de 300 pesos.

Ahora, vayámonos con los camiones o tráileres de carga que, también las empresas contratantes, dotan de TAG para cruzar por las vías de peaje. ¿Le ha tocado a usted que un trailero se quede varado en una caseta? ¿Sabe usted el trabajo que le cuesta echar de reversa? Aunque, menos complicado que eso es tener que esperar al operador de la caseta que “le haga el favor” de ir y escanear su TAG o dejarle pagar en efectivo que, generalmente, no es permitido en las casetas exclusivas para TAG. Pero ¿si el usuario no trae dinero para pagar la caseta? Porque seamos honestos, ante la funesta economía que cruzamos los mexicanos, un operador de tráiler apenas trae dinero para comer o para una botella de agua para ingerir en el camino, aunque parezca mentira.

Y todo ese drama, porque incrementan, sin aviso alguno a los usuarios, el monto mínimo que debe tener el TAG para poder cruzar.

Simplemente ¡funesto! Los mexicanos no aguantan más abusos, es increíble la forma del cómo utilizan a la gente que menos tiene para enriquecerse de ellos y, el Gobierno y sus servidores públicos, piensan que, con 3 mil pinchurrientos pesos mensuales o bimestrales que le dan a la gente “necesitada”, cumplen con las obligaciones que les “confirió” el pueblo contratándolos como “administradores de este país”, propiedad ¡de los mexicanos!, no de los políticos y gobernantes.

Por lo anterior, urge una política de vigilancia y ordenamiento sobre propietarios de los identificadores electrónicos de vehículos (TAG) y otro ¡jalón! Para los concesionarios de las carreteras pues, además de ser ¡las más caras!, son inseguras e ineficientes.

Similar Posts