EDOMEX NOTIMOMENTO

Inseguridad y violencia, por encima de campañas políticas

Por Karina A. Rocha Priego

¿Qué tendrá que hacer la sociedad civil por salvar la seguridad en el Estado de México? La violencia e inseguridad ha descalabrado a los mexiquenses. Es lamentable que todos los días tengamos que hablar de cómo desaparecen niños y adolescentes o como, a plena luz del día, asesinan a un vendedor callejero de aguacates por no poder pagar el “derecho de piso” de los delincuentes que parecen estar “protegidos” por las policías.

Apenas este fin de semana supimos del asesinato de un vendedor callejero de aguacates en una calle muy transitada del municipio de Temoaya. Se dice, no pudo pagar el “derecho de piso” de los delincuentes que abundan en esta entidad, delincuentes que forman parte de células criminales que “literalmente se dan como hongos venenosos” en todo el territorio sin que haya nada o alguien que los detenga.

El Estado poco ha hecho desde hace varios sexenios, de ahí el que se piense que los delincuentes están siendo protegidos por el propio gobierno pues es inaceptable que tras los ataques que sufre la sociedad civil, ya no digamos empresarios, sino simples vendedores callejeros, nunca haya justicia para estos humildes trabajadores.

Hoy fue un vendedor de aguacates, mañana es una jovencita secuestrada, pasado es una joven ultrajada y asesinada, luego una familia completa acribillada por sicarios, y así las noticias diarias del acontecer en el Estado de México. La nota roja, incluso, rebasa la información política de las campañas electorales que se llevan a cabo, nota importante si consideramos que se renovara la gubernatura del estado de México, pero prevalece la violencia e inseguridad.

Pero si a eso le sumamos la “siembra de odio político” que día a día ¡escupen! los servidores públicos federales, y que alientan a los “fanáticos” a desestabilizar un Estado, un municipio, una comunidad, delinquiendo para hacer quedar “mal” a la administración en turno, pues se convierte esta situación en un “cuento de nunca acabar” pero es realmente lamentable que eso lleve a que cada vez haya más muertes inocentes de un sistema que se salió de control.

A lo que vamos, es que no se puede seguir viviendo así. Muertos por todos lados, feminicidios, secuestros, robos, crímenes sin resolver, mientras los políticos, todos, los que cobran de los ciudadanos, de los impuestos de los ciudadanos, de los empresarios viven tranquilos porque gozan de seguridad, de impunidad; viven del aplauso de los serviles, de los sumisos, de los que no aportan nada para la sociedad en general que es la que está sufriendo.

La violencia va en aumento, las promesas aún más; las candidatas a la gubernatura del Estado de México, Alejandra del Moral y Delfina Gómez, dicen tener “la varitas mágica” para resolver el problema, pero ellas mismas están sufriendo de esa violencia.

Alejandra del Moral ha tenido, desgraciadamente, dos incidentes delicados durante su campaña de las cuales la oposición la culpan, como si fuera pitonisa para adivinar lo que puede pasar durante su campaña y Delfina Gómez, sufre a diario “violencia de género” al ser reprimida por sus “manejadores” para moverse libremente y, entonces, ¿ese es el ejemplo que los electores deben seguir? Porque por eso, querido lector, es que se sigue permitiendo que la inseguridad enlute cada vez más hogares.

Y todo cuenta para vivir en un lugar inseguro: el ratero de la esquina, el que se mete a su casa, el que atropella a un motociclista y se da a la fuga, los que roban hidrocarburos, los que secuestran a las jovencitas, el adolescente que viola a la hermana o a la vecina, los que se roban las alcantarillas o los cables del teléfono.

Similar Posts