EDOMEX NOTIMOMENTO

México ¡fuera del Comando Norte!

Por Karina A. Rocha Priego

Antes de entrar a un tema local que creo es de importancia para los mexiquenses, quiero hablar de tocar un tema internacional. ¿Han escuchado ustedes hablar del Comando Norte?.

Bueno, pues el comando Norte es uno de los once comandos combatientes unificados del Departa mento de Defensa de Estados Unidos, que tiene como objetivo proporcionar apoyo militar a las autoridades civiles en Estados Unidos, y proteger el territorio y los intereses de la nación dentro de los territorios continentales de Estados Unidos, Puerto Rico, Canadá, México, Las Bahamas y los accesos a estas zonas por tierra, mar y aire. El NorthCom es el principal comando militar norteamericano que, en caso de que ocurriera una invasión en Estados Unidos, sería su principal defensor.

México, es un país privilegiado al formar parte de este comando desde octubre del 2022, sin embargo, en breve, podría perder la interlocución con las autoridades de Estados Unidos y Canadá, esto luego de que el legislador republicado y presidente del Subcomité de Asignaciones de Defensa, Ken Calvert, propone que México deje de formar parte del Comando Norte para circunscribirlo al radio de acción del Comando Sur, o sea, lejos de Estados Unidos y Canadá, lo que podría traer consecuencias bilaterales complejas.

Es de hacerse saber que el Congreso norteamericano elabora cada año un presupuesto federal para el siguiente año fiscal. El del Gobierno federal comienza el 1 de octubre y se extiende hasta el 30 de septiembre del año siguiente. De continuar por esta ruta y darse una eventual aprobación se perdería la posición que México tiene, al ser el único país latinoamericano incluido en el Comando Norte, membresía que lo incluía en el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (Norad).

Cabe comentar que recientemente, el jefe del Comando Norte de Estados Unidos, el general Glen Van Herck, estuvo en México para reunirse con funcionarios del gobierno federal y tratar asuntos relacionados con la cooperación bilateral en materia de seguridad, sin embargo, todo parece indicar que la visita, tuvo los frutos deseados para Estados Unidos y esa relación bilateral que sostenía nuestro país con el vecino país del norte, ¡se vino abajo!.

Esto es que, de excluirse México del Comando Norte, perderíamos la interlocución privilegiada con las autoridades de Estados Unidos y Canadá, ya que, al entrar al Comando Sur, el país azteca formaría parte del hemisferio latinoamericano, donde están Brasil, Guatemala, Chile y Colombia, entre otros, lo que no da grandes augurios de desarrollo y progreso para nuestro país.

Pero a las autoridades mexicanas parece no importarles esta situación cuando, de perder ese lugar privilegiado nuestro país, se perderían las prerrogativas de seguridad que gozaba, cuando, es sabido, la vigilancia de la frontera entre México y Estados Unidos, resulta ser clave, pues es la zona de tránsito de estupefacientes y por tanto los dos Comandos la tienen siempre en la mira.

Imagínese usted. México está pasando por una muy grave crisis de narcotráfico; estupefacientes que, aún con la vigilancia van y vienen y nuestro país está cada vez más envenenado, de ahí la ola de violencia que no cesa y que tiene al borde de la desesperación a los mexicanos.

Se ha derramado ya demasiada sangre, y parece no haber forma de frenarla; sin embargo, de n o seguir contando con la vigilancia en la frontera Norte o, por lo menos, no con el apoyo del vecino país del norte, resulta que México estará a la deriva y el gobierno estadounidense recrudecerá la protección de su país, al grado de caer en aquella amenaza de nombrar a los cárteles mexicanos, como “terroristas”, lo cual implicaría una intromisión de las fuerzas armadas americanas a territorio mexicano, causando más muertes y más terror entre los ciudadanos.

Tal vez ello convenga al gobierno mexicano pues, se dice, los cárteles “van de la mano”, pero para los ciudadanos comunes y corrientes, solo podrían vivir una guerra sin cuartel, cobrando cada vez más vidas inocentes en manos de células delictivas que operan en territorio azteca….

SAN MATEO ATENCO, ¿UN PUEBLO SIN LEY?

La inseguridad y violencia ha tocado municipios del Valle de Toluca, sembrando miedo a su paso. Restos humanos colgados en puentes, restos humanos en las esquinas, amenazas de grupos delictivos que operan en la entidad, cartulinas, sangre, seres humanos baleados y quemados, niños siendo víctimas de la voracidad de los adultos, pero ya hay detenidos. recientemente, Toluca y San Mateo Atenco, fueron testigos de la maldad de estos grupos, de la voracidad y la guerra de delincuentes que se pelean “una plaza” como narcotraficantes. San Mateo Atenco, un municipio zapatero, prácticamente, un municipio tranquilo que hoy es golpeado por el crimen organizado.

Supuestamente “habría una limpia de extorsionadores y secuestradores, así como a distribuidores de la droga denominada “cristal” en los municipios de Metepec, Mexicaltzingo, Chapultepec, San Mateo Atenco y Toluca, pero solo se trataba de “sentenciar y asesinar” a “los de otro bando delictivo”, sin embargo, algunos ya fueron detenidos, no las cabecillas, pero si los peones, de uno de los grupos -falta el otro- pensando que con ello, la violencia se frenaría, y no ha sido así.

Ese municipio que “pintaba tranquilo”, sigue estando en el ojo del huracán. Sí, San Mateo Atenco se queda sin ley ni resguardo, sin oportunidades y habitantes con miedo y cada vez más violento.

Nada menos, este fin de semana, por un supuesto “cambio de tradiciones y cobros excesivos”, habitantes de este municipio intentaron linchar ¡a un sacerdote!, acusándolo de establecer “tarifas elevadas” y pretender modificar algunas tradiciones de la población católica.

Al lugar llegaron elementos de la SSP estatal -porque del municipio no hubo quien auxiliara al sacerdote-, quienes desplegaron un dispositivo de seguridad para recuperar al sacerdote y sacarlo del lugar ileso. Sin embargo, los vecinos, indicaron que no habrá representante en la iglesia del Barrio de Guadalupe y continuarán con sus ceremonias en lugares aledaños, como es el caso de la confundida San Gaspar.

Ahora nos preguntamos, ¿Qué va a pasar en el municipio de San Mateo Atenco? Pues el pueblo está enardecido, atacan a un sacerdote, alegan temas de tradiciones y cuotas, pero al final, la violencia se apodera de la población que hoy, por inconformidades, agreden e intentan asesinar a un cura, mañana, podrían atentar contra otro grupo de vecinos, como sucedió en la Central de Abastos de Toluca que, por puestos de frutas y verduras, ¡asesinaron a nueve personas! y, aunque los responsables, o al menos a algunos de los responsables ya los detuvieron y encarcelaron, los muertos no revivirán y el luto durará por mucho tiempo entre los locatarios.

El problema es que así se empiezan a formar los “pueblos sin ley”, lugares donde la propia población genera la violencia sin ser detenidos porque, no pueden detener y encerrar a toda una comunidad o, mejor dicho, si pueden y deben, pero no lo harán porque, al final, prevalece el interés “político” y no el interés social y la seguridad…

Similar Posts