DEPORTES NACIONAL NOTIMOMENTO

Muere Tomás Boy, ícono de Tigres y del Tricolor

CIUDAD DE MÉXICO.- Debido a una trombosis pulmonar, Tomás Boy Espinoza, capitán de la Selección Mexicana en el Mundial de 1986, leyenda de Tigres y polémico entrenador, murió este martes a los 70 años de edad.
La Liga MX ha sufrido otro duro golpe, pues uno de sus técnicos más representativos ha perdido la vida. Se reportó que este 7 de marzo Tomás Boy fue hospitalizado de urgencia por una embolia pulmonar, misma que no habría soportado, pues el reporte oficial dicta que murió a sus 70 años.
Tomás Boy se encontraba en Acapulco cuando todo ocurrió, pues según dictan los reportes El Jefe se comenzó a sentir mal y tuvieron que llevarlo a un hospital cercano para ser atendido.
Las primeras horas habrían sido vitales para tratar de salvar la vida del extécnico de la Liga MX, pues pese a que se reportaba estable se sabía que su estado de salud no era del todo alentador, por lo que este martes 8 de marzo falleció.
El mundo del fútbol ha manifestado sus condolencias ante la pérdida del Jefe Boy, pues prácticamente dedicó toda su vida a la Liga MX, donde dejó momentos memorables, un sinfín de anécdotas y un legado que no se podrá borrar.
El Jefe no sólo tuvo una faceta como técnico en el balompié mexicano, sino que él inició como futbolista, donde no tuvo muchos equipos pero sí dejó un buen sabor de boca entre distintas aficiones.
Comenzó su carrera con el Atlético Potosino en 1970 pero no pudo ganar ningún título; para 1974 pasó al Atlético Español, club que ya no está dentro de la Liga MX y donde tampoco pudo campeonar. Finalmente en 1975 llega a los Tigres, equipo donde se retiraría, pues se mantuvo ahí hasta 1988 y conseguiría tres trofeos: una Copa México y dos títulos de liga, para después pasar a los banquillos.
Como técnico tuvo un recorrido bastante largo ya que dirigió a 10 clubes: Tampico Madero, Querétaro, Veracruz, Morelia, Rayados, Puebla, Atlas, Cruz Azul, Chivas y Mazatlán.
El Jefe siempre será recordado por su carácter fuerte, los bailes que hacía cuando su equipo marcaba, ser un técnico que no temía a decir lo que pensaba, pero sobre todo por la buena persona que fue, ya que fuera de la cancha se mostró como alguien “ejemplar”.

Similar Posts

A %d blogueros les gusta esto: