EDOMEX NOTIMOMENTO

Priistas, cínicos, cómplices de traición de Del Mazo

Por Karina A. Rocha Priego

Ahora resulta que todos hablan de la traición de Alfredo del Mazo Maza contra los mexiquenses; cuando desde hace varios meses se sabía del acuerdo que hiciera éste con el jefe del Ejecutivo Federal por conservar “su status” de “niño rico” y que nadie tocara “las abultadas cuentas” que, por años ha “nutrido” éste.

Pero ¿vender a Alejandra del Moral, como un trasto? Eso sí es criminal. Es de entenderse que los priistas mexiquenses se encuentren tan enojados por los resultados del Proceso Electoral que lleva a Morena a la gubernatura que, por décadas, estuvo en manos del PRI, pero hay que reconocer también que, quienes se prestaron al juego perverso de Del Mazo merecen esa derrota, pues fue más que notorio que los más cercanos al todavía Gobernador, como los avestruces, metieron la cabeza entre sus patas y dejaron pasar la contienda de largo.

En innumerables ocasiones, los partidos que conformaron la alianza “Va por el Estado de México” como PRD, PAN y Nueva Alianza, manifestaron en diversas formas su malestar y preocupación por perder esta elección. La que ésta escribe, incluso, fue severamente criticada por haber insistido en que, a ésos, los “invitaron a perder” pero la verdad es que había “esperanza” de que los números cambiaran a favor de Alejandra.

Las encuestas “falsas” de Morena, fueron denunciadas y exhibidas pero ya se hablaba, entonces, de una “elección de Estado”, o sea, que el gobierno federal, ya tenía “la sartén por el mango”, “sartén que le entregó en mano propia Del Mazo a Andrés Manuel López obrador” pero, estarán de acuerdo, si hubiera habido compromiso de dicha alianza con los mexiquenses, con Del Moral, se hubieran impuesto por encima de los compromisos personales del Gobernador que, dicho sea de paso, pasará a la historia ¡por traidor!

Además, si hacemos una lista de todos los que “supuestamente” apoyaron a Del Moral, quienes conformaron su equipo de campaña, la mayoría, son gentes que vienen arrastrando un cargo desde la administración de Enrique Peña Nieto como Gobernador, gente que fue señalada por cometer actos de corrupción; personajes que abusaron de los mexiquenses y se convirtieron en “los chicos ricos del Estado” para seguir con sus fechorías durante la Presidencia de Peña Nieto. Algunos de ellos, señalados por el mismo ex presidente de México para que ¡nadie los tocara en las supuestas investigaciones abiertas contra la administración peñista! Ese, fue el trato, también con López Obrador.

Ahora bien, si no fue cierto ese trato, me pregunto, ¿y por qué no ha habido investigaciones concluyentes contra el “círculo más cercano” a Peña Nieto?

En fin, en lo que a la contienda en el Estado de México se refiere ¡no nos hagamos tarugos! “Los de arriba” armaron un equipo de trabajo ¡corruptible y vendible! un equipo que se prestara a las peores marranadas políticas existentes. Un Alejandro Ozuna Rivero que cerró todas las puertas a su alrededor. Un Erwin Lino que nada tenía que hacer en este proceso, pero asegurán, fue un “enviado fisgón” por Peña Nieto para ¿corroborar el oscuro trato de su primo?

Pero hay más.  Ana Lilia Herrera quien, de alguna manera, fue “obligada” a formar parte de ese equipo. Laura Barrera, Tanya Rellstab Carreto, Alma Quiles, Ricardo Enríquez, Aarón Urbina Bedolla, Eduardo Bernal, Gustavo Cárdenas, Raúl Domínguez Rex, Cruz Juvenal Roa, Héctor Jiménez; muchos otros cercanos a Eruviel Ávila; y se supone, otros que debieron hacer su “chamba” para favorecer a la candidata priista, eran los alcaldes priistas, panistas, perredistas y de Nueva Alianza -si es que los hay- pero nada.

Y qué decir de los legisladores, tanto locales como federales, ¿qué hicieron? ¡Nada!, llamando a atención la actitud del ex gobernador Eruviel Ávila Villegas quien, a unos cuantos minutos de que concluyera la contienda ¡ya felicitaba a Delfina Gómez!, nunca se pudo confiar en ese sujeto y, ¿sabe por qué?, pues que podrían pensar de un sujeto que “ganó la gubernatura” luego de lanzar amenazas contra su antecesor Arturo Montiel Rojas.

Eruviel Ávila Villegas ganó la gubernatura mexiquense ¡a la mala! ¿Qué más podría esperarse de una persona así? Nada que no sea “su alianza con los morenistas”, de ahí su rastrerismo con la maestra Delfina Gómez.

Y si a esto le sumamos que a Del Moral le impusieron a un corrupto comunicador como Jorge Alberto Pérez Zamudio, a quien ¡corren del gobierno! (puro cuento) para incrustarlo en la campaña de la candidata aliancista, para “asegurarse” de que Del Moral ¡perdiera!

¡Como sea!, fue muy claro el intercambio que, lamentablemente ¡nadie entendió! Y consta, queridos lectores, que algunos actores políticos ¡del PAN!, buscaron en infinidad de ocasiones hacer entrar en razón a Del Mazo, incluso, aceptando que les culparan a ellos por si no cumplía el Gobernador “con su palabra” al Presidente de México, pero el “miedo a la cárcel y la pobreza” tuvieron más peso, aunado a ello, el problema legal de la familia política de Del Mazo que, dicen, fue lo que detonó el oscuro trato.

Hoy, en todo México hablan de la “traición de Del Mazo” pero se sabía de ella, ¿Por qué no hicieron nada para evitarla? El cinismo de Alejandro Moreno, líder nacional del PRI, de acusar a Del Mazo de abandonar a su abanderada cuando él se prestó a la imposición de Alejandra del Moral, cuando los candidatos “idóneos” eran Ana Lilia Herrera Anzaldo o Enrique Vargas del Villar pero, “Alito” Moreno, ¡se prestó al engaño! y ahora ¿quiere curarse en salud? ¡Qué cinismo!, éste lo que debería estar haciendo es preparar ¡su renuncia de PRI o mejor dicho RIP¡

Ahora, habrá que preguntarnos ¿qué pasará con aquel ejército priista que participó en la campaña de Alejandra del Moral? Porque una cosa “son los de arriba” y otra muy distinta, “los de abajo”, los de la “talacha política”, los promotores, los que lucharon a través de sus redes sociales, los que salieron de sus casas desde muy temprana hora para regresar entrada la noche o la madrugada, gastando sus propios recursos para tocar puertas y promover a Del Moral; los que buscaron a quienes invirtieran en la campaña, a esos, ¿Qué se les dice? ¡Perdimos, gracias por participar! ó ¿Cómo?

Pero esto, queridos lectores ¡no termina aquí!, en realidad, después de cien años de sostener el PRI el poder del Estado de México, haya caído como cayó, deja mucho que comentar. Definitivamente la vida de los mexiquenses ¡cambiará drásticamente!

Similar Posts