EDOMEX NOTIMOMENTO

“Sin hongos no hay bosque y sin bosque no hay hongos”: Cristina Burrola

Alrededor de 90% de la diversidad de plantas en los bosques requiere de una asociación simbiótica con al menos una variedad de hongos para tener un mejor desarrollo y contribuir a la conservación de los ecosistemas en el mundo, señaló la experta del Centro de Investigación en Recursos Bióticos de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx), Cristina Burrola Aguilar.

La especialista y responsable del laboratorio de micología de este centro de investigación perteneciente a la Facultad de Ciencias de la UAEMéx agregó que este grupo de organismos miembros del llamado reino fungi tiene entre sus principales características el ser heterótrofos, es decir, que requiere de algún tipo de materia orgánica para alimentarse, la cual degradan a través de enzimas; por esta razón, una de sus principales aportaciones a los ecosistemas es evitar que materias como la hojarasca y los troncos caídos se acumulen en los bosques.

Cristina Burrola Aguilar aseveró que de acuerdo con la forma en que se alimentan los hongos se dividen en saprobios, parásitos y simbiontes, siendo estos últimos los responsables de la formación de micorrizas que surgen de la asociación entre las células de los hongos llamadas hifas y las raíces de árboles y plantas. “Esto trae beneficios como el elevado intercambio de nutrientes y de captación de agua, la protección de las plantas contra parásitos y patógenos y ayuda a que las plantas toleren temperaturas extremas o condiciones de acidez en el suelo”.

Durante la conferencia titulada “Los hongos y su importancia en los bosques”, la especialista en el aprovechamiento de recursos micológicos agregó que 70% de los hongos comestibles tiene esta característica de ser micorrízicos por lo que su relación con los bosques es obligada; también insistió en que a través de esta simbiosis se obtienen elevados rendimientos en cultivos agronómicos como el cacao, café, coco y algodón, entre otros.

Cristina Burrola Aguilar concluyó su participación enfatizando que “sin hongos no hay bosque y sin bosque no hay hongos. Su asociación es un continuo y complejo mutualismo que los especialistas llamamos el internet en las plantas y los hongos”. Invitó a adentrarse en la investigación micológica, ya que -dijo- a nivel mundial existen cerca de un millón de especies de hongos y solo se conoce 7% de ellas, mientras que en nuestro país hay alrededor de 200 mil especies y solo se tiene conocimiento de 5% de los mismos, por lo que conocerlos ayudará al mantenimiento de los ecosistemas e incluso, puede evitar el cambio climático.

 

Similar Posts

A %d blogueros les gusta esto: